Genotipo Fenotipo y…

Genotipo Fenotipo y Medio Ambiente

Las teorías socio biológicas o evolutivas

La personalidad y sus bases biológicas

En la discusión de la influencia de los factores genéticos y ambientales en la determinación de la personalidad y conducta humana se hace visible con mayor claridad que en otros campos la presencia de visiones de mundo e intereses sociales que influyen en la producción de conocimiento. Dado que la cientificidad es el patrón de legitimidad en nuestro siglo de un conocimiento, es en este campo donde de forma sutil se renuevan disputas acerca de visiones de mundo. El conflicto científico adquiere así valor político relevante.

Históricamente se ha dado una polarización de posturas, en la que el papel de lo genético ha sido subrayado por quienes sostienen visiones del orden social como algo dado y establecido, y que destacan los factores y “fallas” de los individuos como explicación de los problemas que se manifiestan en la sociedad. El papel de la cultura y de los factores ambientales ha sido más subrayado por quienes colocan el acento en el carácter histórico del ordenamiento social, y en sus posibilidades de mejoría y transformación.

Esta polarización no ha sido absoluta y es esquemática. No se debe al simple azar. Sin embargo, teóricamente no tendría por qué existir una relación necesaria entre reconocer la importancia de los factores genéticos y el conservadurismo o entre relevar el papel del ambiente y una visión crítica.

Se puede ejemplificar el debate señalado con la discusión respecto de la condición de la mujer. Una de las autoras que dio vida al feminismo, Simone de Beauvoir (entendido como una visión y un movimiento que ha cuestionado la subordinación y división de roles genéricos, popularizó la siguiente afirmación: “no se nace mujer, se hace mujer”. Por otra parte, la crítica al feminismo ha tendido a afirmarse en la naturaleza biológica diferente del hombre y la mujer, deduciendo a partir de ello la obviedad de sus distintos papeles en lo social.

¿es necesario demostrar una igualdad biológica total entre hombres y mujeres para criticar una organización social e ideológica machista?

¿es lo biológico la clave explicativa de lo humano?

Las teorías socio biológicas o evolutivas

Corresponden a visiones que colocan como factor explicativo central del comportamiento la tendencia de los genes a preservarse. El egoísmo y el altruismo con los parientes sería explicado por este factor, así como el distinto comportamiento sexual que tendrían hombres y mujeres. Perspectiva muy polémica por el carácter reduccionista que se le ha criticado, y por sus deducciones conservadoras, se enmarca dentro de un esfuerzo más global de enlazar la comprensión de la conducta humana con las teorías evolutivas.

La personalidad y sus bases biológicas

Los genes influyen en la conducta a través de su influencia en el funcionamiento biológico, funcionamiento que depende a su vez de múltiples factores.

Existe una larga historia de intentos de formulación de modelos explicativos de la relación mente-cuerpo. Ninguno ha adquirido suficiente legitimación. Sin embargo, es importante reconocer que se trata de dominios disjuntos, ninguno reducible al otro, así como el sonido de una melodía no es reducible al equipo sonoro del que emerge y a su mecánica, si bien éste constituye su base material.

El ser humano es un ser biológico, todo lo que le ocurre implica a su biología, pero no es reducible a su biología.

Ha progresado enormemente la identificación de las bases biológicas de la conducta, del papel de los neurotransmisores, de la relación sistema nervioso-endocrino, de las diferencias en el funcionamiento biológico y su relación con patrones conductuales. Sin embargo, no debe hacerse una relación causal entre la existencia de un patrón neurofisiológico y uno conductual. Al igual que las correlaciones, podría existir una relación de mutua influencia, o existir otros factores que influyan ambas dimensiones.

Por ejemplo, la experiencia de miedo implica un ciclo de procesos biológicos que correlacionan con ella, pero la fuente del miedo no es esa.

Dadas las múltiples connotaciones del concepto de personalidad, que en el fondo articula todo el estudio de la psicología humana, estudiar las bases biológicas de la personalidad es equivalente a estudiar la relación conducta humana-biología, lo que resulta extraordinariamente complejo. No es posible aun una visión unificada, y hay muchos autores que previenen contra el intento de establecer relaciones directas entre procesos psicológicos y procesos biológicos en los niveles actuales de conocimiento.

Contribuciones desde distintas fuentes al conocimiento de esta relación son:

Las investigaciones respecto de la relación acerca del biotipo y la personalidad, que quedó estancada y sin resultados claros.

Los estudios respecto de la relación entre ciertos rasgos de personalidad y su posible base genética, lo que da lugar a la noción de temperamento. De estas investigaciones se puede concluir: la inseparabilidad de la acción de los genes y de la ambiental; el importante papel que tiene la base genética en explicar diferencias interindividuales, predisposiciones y vulnerabilidades, la que, sin embargo, nunca es absoluta, ni claramente más influyente que otros factores, y cuya ponderación depende cómo se evalúe; la importancia que tiene el propio sujeto en la construcción del ambiente que a su vez lo determina, lo que a su vez se relaciona con el concepto de ambiente no compartido.

Los estudios que intentan relacionar factores neuropsicológicos y rasgos de personalidad, como la actividad dopaminérgica y los patrones de procesamiento cognitivo, el arousal y la activación interna y la extraversión, etc. Esta perspectiva se ha vinculado más con la genética, pero perfectamente podría ser compatible con una que coloque el acento en el papel de las experiencias.

Fuente:http://www2.udec.cl/~earanguiz/natura-nurtura.doc http://www.biotech.bioetica.org/docta22.htm#_Toc94185907